Se suele decir que no hay lugar malo para echar un polvo. Cualquier sitio es bueno cuando la lujuria se apodera de tu cuerpo. Por eso, estas dos parejas no tienen ningún inconveniente en abrirse un hueco entre la maleza y ponerse a fornicar. Dicho así, parece que es un poco orgía, pero en realidad se trata de una escena doble, donde primero aparece una pareja y luego. Dos por uno, como en el supermercado.

Primero se trata de una señora no del todo agraciada con el look un poco desaliñado, pero con un chocho peludo que tiene hambre. Pero eso no le basta y necesita su ración diaria de sexo anal. Son sus costumbres y hay que respetarlas. En la segunda parte, una rubia tetona se entrega con una mamada más que trabajada y luego cabalga con la melena al viento.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?