Con el paso de los años, las mujeres van depurando su técnica. Para hacer una buena felación no solo basta con tener aptitudes para ello. Hay que ser generosa y entregada, disfrutar con el placer del otro y entretenerse jugueteando con la polla en la boca. Conseguir que la lengua sea quien domine la situación y hacer que el hombre coma de tu mano por el infinito placer que le estás dando.

Este vídeo es un claro ejemplo de que el paso de los años no debe verse como un inconveniente. No es ningún hándicap. Al contrario, la experiencia te enseña a saber qué hacer en cada momento y cómo maniobrar para provocar el orgasmo en la otra persona. Esta madurita se entrega con la mamada y luego se abre de piernas para que el señorito la embista sin ningún tipo de compasión por la edad.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?