En plena conversación se le escapan las miradas pervertidas con un joven que deseaba comérsela desde hace tiempo, sin darse cuenta le termino poniendo todo en bandeja ya que supo rápidamente que quería ser follada importando poco lo que pasara ente ellos dos, queriendo poner una bien gruesa en su vagina por no aguantarse las ganas complaciendo sus ansiedades. Dejando saber que quería sentir una buena polla desde hace tiempo, hace poner a este hombre bien duro logrando que le pidiera que se pusiera en cuatro patas para darle como se lo merecía, por andar de regalada.

Pues a ella no le afecto demasiado la propuesta que este le hizo haciendo que todo fluyera como quería, recibiendo castigo logro hacer que despertara el lado cachondo gimiendo sin controlarse hizo que le diera mas todavía hasta correrse los dos por igual quedando feliz y complacidos

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?