Una rubia puta vieja bastante voluptuosa se encuentra masturbándose en el sofá. Ella ama la polla como ama a la comida. Pero esta vez no encontraba una polla que la saciara. Decidió comenzar a masturbarse en diferentes posiciones para saciar sus ganas de sexo duro. Pero mientras que se está masturbando baja su hijo de su cuarto y la vé. Él al verla le pregunta que que está haciendo. Al rato de ella haberle explicado él se compadece y decide ayudarla. Comienza a manosearle los pechos y le pasa su rica lengua por los pezones. Luego le pone su pene duro en la cara para que se lo chupe. Posteriormente la abre de piernas y la penetra. Tienen sexo en diferentes posiciones hasta que llegan al orgasmo y el joven tiene una corrida en el culito peludo de su madre.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

1 Comentario

  • Anónimo 2 semanas ago

    estan buena las viejas bbm