Este músico profesional se dedica a dar clases particulares a un cierto tipo de mujeres a las que al parecer les gusta mucho tener que pagar por follar. Este caso no es distinto, sino que el se pone a tocar el piano, mientras ella se pone a comerle la polla. Al rato el no aguanta y decide follar con esta madura caliente en el mismo salón antes que su marido llegue y los pille infragantis.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?