Cuando llegas a una edad avanzada, necesitas un poco más de intensidad en la cama o el sexo no te sabe a nada. Con el paso del tiempo, el coño de esta vieja ha estado tan transitado que el conducto se ha ido cediendo hasta tal punto que ya no sirve un dedo para estimular. A esta zorrita le van las emociones fuertes y lo que más cachonda le pone es que le metan el puño bien hasta el fondo para estimular correctamente la vagina.

Con las tetas un poco caídas pero todavía sabrosas y apetecibles, esta señora tiene cara de no disfrutar mucho de la vida cuando no está follando, las cosas como son. Es la única actividad que le saca una sonrisa y por eso se pone toda contenta cuando tiene una polla en la boca o recibe las embestidas de su amigo por detrás.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?