Con el paso de los años, las mujeres van conociendo mundo y descubriendo lo que les gusta en la cama. Hay quienes prefieren el sexo tradicional de misionero, perrito y corrida. Otras optan por probar cosas nuevas como los tríos o el sexo anal. Cualquier opción es válida siempre y cuando la chica en cuestión se encuentre cómoda. En ese proceso de autoconocimiento, las mujeres deben probar un poco de todo para saber lo que realmente les gusta y lo que las calienta como perras.

La señora de este vídeo ha descubierto que comer pollas le da la vida. Por eso se arrodilla ante un buen falo y se pone a trabajarlo con la boca. Le encanta sentir cómo se calienta y crece, como antesala del orgasmo que le va a llenar de leche a borbotones. Eso es una buena corrida y no las que se ven en las plazas de toros.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?