Se suele decir que las mujeres van perdiendo parte de su líbido en torno a la época de la menopausia. Como si con los años se le gastaran las pilas al deseo sexual. Aunque no nos vamos a poner aquí a discutir con los descubrimientos científicos, hemos encontrado un ejemplo de todo lo contrario. Se trata de una señora que a sus 60 años está tan cachonda como nunca, o incluso más si cabe.

Esta vieja se lamenta de que su marido vuelva a estar dormido y no disponible para un poco de marcha, así que decide emprender la guerra por su cuenta y comienza a masturbarse. Con ese cuerpo, como para no tocarse. Entonces un joven oye sus gemidos y se acerca. A ella se le ilumina la cara y se lleva la polla a la boca. Fornican delante de su marido porque está algo sordo.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?