En la actualidad, cada vez nos encontramos más zorras de avanzada edad. Es como si en los últimos años hubiera barra libre y las de edad avanzada se sintieran más desinhibidas a la hora de fornicar. Este es un caso clarísimo, ya que basta con verle la mirada para darse cuenta de que le encanta hacer guarradas. El paso de los años tampoco ha hecho tanta mella en su físico, y con esta escena nos demuestra que de resistencia anda perfectamente.

Este tipo de hembras se saben todas las posturas y trucos infalibles para proporcionar orgasmos, así que se dejan de tonterías y van directamente al grano. Al fin y al cabo, cuando llegas a cierta edad, no se puede malgastar el tiempo. Comienza a cuatro patas para recibir las embestidas de su amigo y la verdad es que siente el rabo bien adentro. De premio, una gran corrida sobre sus tetas.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?