Con la llegada de la tercera edad, las abuelas tienen que buscar algún entretenimiento nuevo para no caer en la rutina, y para ello no hay nada mejor con un negra con un rabo enorme. Eso es lo que les gusta a las jubiladas de verdad y no ir a jugar al bingo. Pero claro, eso no siempre está bien visto y tienen que hacerlo en secreto, en la clandestinidad. Cuando tienes entre tus piernas a semejante semental solo te queda la opción de entregarte y gozar.

Después de estimularse ella solita y hacerse un dedete, el negro le hace un cunnilingus y la pone a cien. Ella le devuelve el favor oral con una mamadita y enseguida se ponen a follar, que es lo que todos estábamos deseando. Obviamente la que más lo disfruta es ella, porque hacía años que no le reventaban el coño de esa manera.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

1 Comentario

  • Tranoche 3 semanas ago

    Alguna viejitas de bs as1125161572