Esta abuela se siente sola y cachonda así que llama por teléfono a una joven guarra que tenga ganas de follar con ella. La abuela utiliza sus años de experiencia comiendo coños para darle placer a la guarrilla y luego saca su maleta llena de juguetes sexuales para meterle una polla de plástico a la chica y compartir ese juguete entre las dos.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

2 Comentarios

  • Anónimo 8 meses ago

    Ricas abu

  • Anónimo 8 meses ago

    Que buena esta su nieta.me gustaria estar.con la abuela