La vieja chacha de la familia hace muchos años que trabaja para la familia sólo haciendo las tareas del hogar. Y está harta de ver pasar a su jefe negro e imaginarse el tamaño que debe tener su polla. Un día, decide vestirse con ropa más sexy y esperarle a su vuelta del trabajo. Él que no le da ascos a nada, aprovecha la ocasión para bajarse los pantalones y dejar que la chacha se gane el sueldo, ésta vez en especies. La mamada es espectacular, no se puede negar que la mujer pone todo su empeño para que le quepa su enorme polla en su garganta.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?