En este vídeo de demuestra que la edad no importa para mantener la pasión y el morbo dentro la pareja. Esta veja, con unas buenas tetas, no ha caido en la rutina y aun sabe como saciar el apetito sexual de su marido.

El marido se tumbará desnudo en la cama, para que su mujer, se meta la polla hasta lo más profundo de su garganta. Se sentará encima, para cabalgarla hasta sacar toda su leche con una gran corrida, sin perder detalle, grabándolo todo con su cámara. La vieja puta le encanta mamar luego de que instala la cámara, para ello va necesitar nada más un puente y su experiencia, los hombres que prueban su boca se vienen en pocos minutos. Luego de que este chaval recibiera la mamada pudo comprobar que el mito era una verdad absoluta. Sólo disfrutar le queda para que su polla enorme se venga en sus labios…

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?