Hay mujeres a las que les gusta estar en su casa como Dios las trajo al mundo. Al fin y al cabo, cuando tienes un jardín como ese, es normal que quieras aprovecharlo al máximo. Esta abuela conserva un cuerpo bastante decente y por eso lo luce orgullosa mientras toma el sol o realiza las labores de jardinería. Luego descubre que hay un joven escondido que se toca mientras la mira, así que decide darle su merecido.

Pero lo cierto es que no es muy estricta y prefiere aprovecharse de la situación. No todos los días te encuentras con la posibilidad de follarte a un yogurín. A él se le ve con ganas de catar una mujer con experiencia y ella está encantada de meterse en la boca un pene joven. Lo saborea con lujuria mientras se fuma un cigarrito. No hay que perder las buenas costumbres.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?