Si ya tienes una edad pero sigues haciéndote pajas en el baño, lo más recomendable es que cierres el pestillo. Salvo que estés en casa de tus suegros y quieras follarte a la madre de tu novia, claro. Es exactamente lo que sucede en esta escena. Él estaba tan tranquilo aliviando tensiones cuando de repente su suegra le pilla con las manos en la masa, nunca mejor dicho, y decide que se merece una ayudita para llegar al orgasmo.

Después de pajearle un ratito, deciden dar un paso más y ella saborea su polla con una delicada pero exquisita mamada. Ya que están ahí, no se van a quedar con las ganas, así que la vemos cabalgar mientras sus preciosas tetas gordas se mueven al son del fornicio. Cuando está a punto de derramarse en su boca, aparece la novia en cuestión.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

2 Comentarios