De tener rato esperando la verga de un joven que la pueda sacar de apuros, asiste a casa de unos con la excusa de poder hacerlo que fuera suyo, el apenas se da cuenta se siente con la responsabilidad de calmarle esas ganas que tiene la pobre señora, sabiendo que hizo mucho por el cuándo estaba joven, siendo vecina. Después de haber charlado le dice que siente la necesidad de tener una verga bien gruesa por la vagina,  sabiendo que el marido que tuvo no está para darle lo que necesita, pidiéndole ese gran favor que tanto esperaba.

Quedando solo con esta pervertida, deja que le haga una buena mamada, no pudiendo evitar la buena cátedra de polla que le estaba propinando para calmar esas ansias que la traían bien loca de no tener una buena vida sexual ya que eso era lo que le faltaba sentir

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

1 Comentario
  • Alfredo 1 año ago

    Pura vieja cachonda