El chico la viene a visitar siempre que puede porque ella es una viejita muy dulce que lo trata muy bien, pero como nadie da nada por nada sin esperar algo a cambio, llega el día en el que ella le pide un favor sexual al que él no podrá negarse. De todas formas lo disfrutará mucho  aunque sea con los ojos vendados,  ya que esta anciana chupa polla de una manera divina y además tiene un par de tetas bien grandes para gozar.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?