Esta veterana estaba tranquilamente relajándose junto a su piscina, tomando el aire y disfrutando del sol, cuando de repente aparece un jovencito con ganas de marcha. Lógicamente, la rubia no puede contenerse ante semejante tentación y se deja llevar. Él le soba las tetas con una pasión desmedida y comienza a subir la temperatura entre las dos. La cosa promete y ambos tienen unas ganas locas de empezar con el sexo de verdad.

Él trabaja muy concienzudamente para estimularla, con un trabajito fino sobre esas tetas jugosas que a lo mejor llevaban décadas sin ser saboreadas de esa manera. Las expectativas que se crean antes de follarse a una vieja no suelen ser tan altas como si se tratara de una jovencitas, así que cualquier alegría es bien recibida. Se abre de piernas y comienza a ser brutalmente reventada por este jovencito juguetón.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?